Hacer fotos a niños puede constituir una experiencia rica como también frustrante. Fotografiar a los propios hijos puede resultar muy valioso, ya que compromete a los padres en uno de los grandes temas fotográficos. Las buenas fotos de niños son aquellas en la que el fotógrafo ha registrado el “mundo niño” y no simplemente su aspecto externo.

Os dejamos algunos consejos para divertirse y aventurarse a retratar el “mundo niño” que os vendrán bien para hacer las fotos para nuestro Concurso Calendario Gran Marbella:

  1. No les hagas posar.
    Por dos motivos. El primero es que las fotografías más naturales ganan mucho. Y el segundo es que lo más fácil es que no sepa posar y se aburra rápido. No les pidas que sonrían, ¡haz que sonrían!Los niños pasan por etapas de extraversión y timidez, no forje para fotografiarlos cuando sienten vergüenza. Se resentirán de ello y no volverán a encontrarse cómodos con una cámara.
  2. Utiliza velocidades rápidas. Dispara muy, muy seguido, nunca es suficiente
    No pierdas un detalle. También de esa forma, lograrás mejores fotos ya que entre varias seguidas, seguramente alguna estará mejor que la otra. Además puedes capturar alguna escena con movimiento, ciertamente interesante.La concentración de un niño no dura demasiado. Cuando el niño este allí no pierdas el tiempo, ten la cámara lista. La antisipacion de los sucesos es primordial, mantener en foco y utiliza objetivos en modo automático.
  3. Ayúdate de algo.
    Ayudate de algo, Apoyate en cualquier objeto que pueda servir para distraer al niño. Puede ser su juguete favorito, aunque no tiene que ser necesariamente un juguete. También sirven otros elementos de su vida cotidiana, como los accesorios que usas habitualmente para darles la comida. Recuerda, eso si, que el objeto que le des para que se distraiga no debe poner en peligro su seguridad.Cuando se le den instrucciones hay que ser firme, amable y preciso. Una buena idea es dejarles ayudar en la preparación de la sesión fotográfica, pues esto contribuye a que se sientan implicados y genera confianza.
  4. Acércate / Haz zoom.
    Intenta fotografiar de rodillas, al nivel visual del niño. Rara vez se les ve en fotos tomadas desde su misma altura, como una persona adulta. A veces es bueno tomar fotos en las que incluyes a los niños en un escenario, en un contexto. Pero no nos engañemos, lo que queremos sus padres es ver las caras de sus hijos, así que eso es precisamente lo que debe dominar en la fotografía, mucho más que el paisaje.
  5. Ten paciencia.
    Es una de las claves. Uno no puede ser buen fotógrafo si no tiene paciencia, pero en el caso de los niños aún más. No van a hacer lo que queremos nosotros si no lo que ellos quieren, así que hay que ir con mucho tacto y saber llevarles, poco a poco, al terreno fotográfico. Interactúa con ellos, no te distraigas y juega con ellos.

Todo se resume en paciencia y juego. No eres tú quién hace la fotografía, la hacen ellos, ellos son los que te dejan hacer la foto, tenlo claro. Esperamos que estos consejos te sean de ayuda a la hora de fotografiar a estas pequeñas personitas.

Recibe nuestra newsletter.

Así estarás al día.

No encuentras respuesta?

Llámanos al 952 824 827

O Contáctanos

Estamos a tu disposición.