¿Por qué es importante hacer testamento?

¿Por qué es importante hacer testamento?

Saber las ventajas que tiene otorgar un testamento es crucial para facilitar los trámites a tus herederos y para asegurarte de que se cumplen tus deseos. Es aconsejable recibir asesoramiento jurídico de un abogado antes de otorgar tu testamento.

En muchas ocasiones, bien por desidia, porque quizás no queremos pensar en ello, o porque simplemente lo vemos muy lejos, no nos planteamos que en algún momento inevitablemente para todos, el día de nuestro fallecimiento llegará. Sin duda alguna, lo mejor es dejarlo todo “atado y bien atado”.

Con independencia de que tengamos hijos o no los tengamos, es aconsejable otorgar un testamento. La mayoría de los mortales no sabe, que al morir sin testamento se hace mucho más complicado y costoso económicamente para los herederos la transmisión de los bienes de la herencia.

Cuando uno muere sin testamento, a diferencia de lo que alguna gente cree, ni se pierde la herencia, ni se la queda el Estado. Lo que ocurre en este caso es que, como el fallecido no ha nombrado quiénes son sus herederos, será la ley la que los nombre, siguiendo un orden de parentesco.

En estos casos además la desventaja es que, seguramente, no se cumplan todos los deseos del fallecido, pues la ley solo atiende a un riguroso orden de los que deben ser llamados a heredar, dependiendo de su parentesco con el fallecido.

Por ejemplo, veamos diferentes situaciones:

  • José no ha hecho testamento. Fallecido D. José, quien tiene 3 hijos con su actual esposa, y 2 hijos (uno de ellos fallecido) con su anterior pareja, le sucederían sus cuatro hijos que hoy viven junto con los descendientes del hijo fallecido, a partes iguales. Su actual cónyuge solo recibiría el usufructo de un tercio de la herencia.
  • Si D. José no tuviera hijos, la herencia correspondería a sus padres si viven, por partes iguales. O si solo vive uno, pues todo a éste. Si no vive ninguno, la herencia correspondería a sus abuelos o ascendientes más lejanos. En este caso al cónyuge viudo le corresponde el usufructo de la mitad de la herencia.

A falta también de ascendientes, será el cónyuge viudo el único heredero. (Ojo! Sólo si no hubiera ningún ascendiente heredaría el cónyuge, en caso contrario, solo recibiría el usufructo de la mitad de la herencia!)

Y si tampoco viviese el cónyuge en el momento de su muerte, le sucederán sus hermanos y los hijos de sus hermanos, y a falta de éstos sus tíos. Y si no tiene hermanos ni tíos, a sus primos carnales, sobrinos-nietos y tíos-abuelos, si le han sobrevivido.

Solo si no tiene ninguno de los parientes antes citados, en definitiva, si muere sin testamento y sin parientes, hereda el Estado.

  • Si D. José decidiera hacer testamento podría dejar todos sus bienes por partes iguales a sus hijos, o mejorar a alguno de ellos. También podría disponer de un tercio de la herencia a favor de su cónyuge, quien quedaría en una mejor situación que al heredar sin testamento. A la hora de proteger los derechos del cónyuge viudo, existen otras fórmulas que le otorgan al cónyuge que sobrevive en compañía de sus hijos el disfrute de los bienes de la herencia mientras éste/a viva.

En definitiva, es muy importante recibir el asesoramiento adecuado a la hora de hacer testamento, pues hay una determinada porción de los bienes -llamadas “legítimas”- que están reservadas por ley a los “herederos forzosos”.

Pero además es posible que el testador quiera atribuir a una o varias personas un bien concreto, sea un inmueble, una joya, o el dinero que exista en una cuenta corriente. En este caso, se realiza lo que se denomina un legado. El testador lega ese bien específico. El legado puede efectuarse a favor de los “herederos forzosos” -ya sean descendientes o ascendientes- o de otras personas o instituciones. En todo caso, deberá respetar los límites que imponen las legítimas.

Además se pueden nombrar a una o varias personas para que se ocupen de la herencia y protejan los bienes hasta su reparto, esto es especialmente útil cuando se prevé que entre los herederos puede haber disputas, roces o dificultades. Se trata del denominado albacea y del contador-partidor.

Cuando existen hijos menores de edad, es posible nombrar tutores, previendo el caso de que falten ambos padres.

Es decir, las disposiciones testamentarias son variadísimas, según las necesidades, la situación y los deseos de cada persona.

El testamento no es un instrumento caro y ofrece muchísimas ventajas, en nuestra opinión habría que resaltar que el testamento puede y debería otorgarse ante notario, a no ser que se decida en otorgar un testamento ológrafo. Pero este testamento, que es el escrito por puño y letra del testador, suele presentar una serie de problemas. Por eso es aconsejable informarse muy bien antes de realizarlo si se ha elegido esta forma de testamento.

Si tiene dudas sobre esta materia o necesita que le asesoren en esta materia, ponemos a su disposición nuestro departamento legal:  legal@granmarbellaconsulting.com

Si quiere una cita con alguno de nuestros asesores, escriba a secretaria@granmarbellaconsulting.com o llámenos al 952824827.



Si continúa utilizando este sitio, acepta el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar